miércoles, 18 de febrero de 2015

Crítica literaria. Estanebrage, el último bastión.



Estanebrage, el último bastión, es una novela de fantasía épica que comienza como pocas: cuando parece que todo está perdido y la aventura está terminada, con la última conquista.

Así, con la premisa de un horizonte desalentador, serán sus héroes los que enfrenten el mal una vez hallan pasado un calvario de iniciación, cuando el destino los alcance para convertirse en la única esperanza de su mundo.

El giro actual que está tomando la fantasía épica de siempre se deja notar en esta novela. Ya hay palabras malsonantes. Nada de insultarse de truhán, o de bastardo. Eso sabe a poco ahora que una nueva perspectiva, más seria, ha aterrizado en este género. Los personajes son más salvajes, menos cordiales. ¿Más realistas, quizá?

Como quiera que sea, esto es la guerra. Niclai Estanebrage es un simple zapatero que en la vida ha visto las calamidades de una contienda. Su primera impresión al respecto será un hueso humano como trofeo en la silla de montar de un guerrero enemigo. De ahí hasta que este chico se haga capaz de matar con su espada habrá de recorrer un lógico camino, el de madurar entre intrigas y penalidades.

Para quien le guste la fantasía épica (a mí me encanta), Estanebrage es un trabajo grande. Son muchas las páginas que componen este libro, que es más grueso de los que pueda apreciarse en Internet. Entre manos, suena a algo serio. Hay mucha aventura que leer, sobretodo porque no se estanca en un mismo sitio y salta de un asunto a otro, librándonos de la monotonía de otros títulos.

Entretanto, debo admirar que los nombres de los personajes me encantan. De nombres no vive una novela, pero sí que es cierto que buenos nombres amenizan cualquier epopeya.


Éste es nuestro género, que nadie lo olvide. Da gusto ver que en nuestro país, lógicamente con autores españoles, se presta atención a este tipo de aventuras que poco a poco hemos ido haciendo nuestras con toda legitimidad. Estanebrage es una más del género, y se alimenta de nuevas pincelas en su concepción a base de, ya lo he dicho, radicalizar aún más sus personajes, y de inventar un mundo imaginario extenso y profundo.

No hay comentarios: